HABITAR LA MATERIALIDAD

La vivienda está situada en una pequeña colina frente al mar,  rodeada de vegetación, en la que tanto el interior como el exterior están conexionados por los grandes ventanales y la propia arquitectura de la vivienda.
Los primeros colores que percibimos cuando tomamos el primer contacto con el espacio, son los tonos azules y beige, propios del cielo, del mar y de la arena, y el verde definido por la vegetación del jardín
 
Es por eso que la línea cromática con la que arrancar el diseño de los baños, iría en tonos verdes y azules, que hacen tanto referencia al mar, al cielo y a la vegetación, y que l, por supuesto, habría que ir alternando con tonos más neutros, en este caso en particular, el blanco.  
De este modo se introdujo un estilo mediterráneo, al igual que la arquitectura de la vivienda, y se generaron espacios armónicos, a la par que frescos. 
 
Cómo un espacio, en el que la presencia son los acabados de revestimientos y la colocación de mobiliario de baño y cocina, así como de la carpintería interior y exterior, ya tienen vida propia. Es por ello que la elección de los acabados es tan importante en un proyecto de interiorismo porque forman parte del lugar y lo habitan, teniendo vida propia.
 
 
Arquitectos: Langarita Navarro
Constructor: Construcciones Marva
Fotos: Pablo Caulin_Caulinphoto
Proyecto de Interiorismo y Acabados: María José Auñón Cabrera
Shotting: estilismo y dirección de artística junto con Raquel Navarro y su precioso hijo Alexis que nos tiene a todos enamorados con su sonrisa!