El interiorismo

El interiorista es el profesional que diseña espacios, como interiores de locales comerciales, de viviendas, de oficinas; también puede diseñar espacios efímeros, es decir, que tienen una duración determinada en el tiempo, como por ejemplo, stands de feria, eventos, espacios públicos diestinados a un fin en concreto; puede diseñar espacios exteriores, tales como terrazas, jardines...; así como también diseñamos parte del mobiliario que utilizamos en nuestros proyectos.

 

En cuanto a las viviendas, lo que se pretende es aprovechar el espacio lo máximo posible, hacerlo funcional y habitable, todo ello teniendo en cuenta cuales son las necesidades del cliente, sus preferencias estéticas y su forma de vida, por lo que se realiza un análisis exhaustivo de todo aquello que debe cumplir el espacio a diseñar.  Posteriormente, se procede a la realización de la distribución interior, de modo que se adapte a todas las características posibles planteadas por el cliente y sigan una lógica constructiva y de aprovechamiento del espacio.  En todo este proceso de distribución interior, se tiene en cuenta el estilo de decoración que adoptará una vez finalizada la obra, aconsejando siempre al propietario de la vivienda de cuáles son los mejores materiales a emplear.

 

Si hablamos de locales comerciales y oficinas, el fin es el mismo que cuando se diseña el interior de una vivienda, pero esta vez se trabaja con un concepto, con una identidad, que se debe transmitir en todo el proyecto.

 

El caso más que menos se asemeja a los anteriormente mencionados, es el de espacios efímeros, ya que se tiene que trabajar con materiales que sean fáciles de montar y desmontar, ya que tiene un período corto de duración en cada lugar, pero se debe de poder aprovechar durante la campaña para la que se haya diseñado.  En este caso, también se debe de trabajar con un concepto, una marca, y aplicarla.

 

El interiorista también se puede encargar de la decoración, de elegir objetos decorativos, de atrezzo, de modo que los proyectos quedan totalmente definidos según su esencia inicial.

 

El interiorista, cuando realiza una obra, debe contar con la ayuda de un arquitecto o arquitecto técnico, según las condiciones de la misma, que colaborarán conjuntamente en el proceso de ejecución.

 

 

 

Déjanos ayudarte a elegir la mejor opción para tus necesidades!